Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

La Historia Interminable olvidada

Imagen
Érase una vez un humilde novelisto al que le pareció feo crear un blog y no contarte alguna cosa sobre sí mismo al margen de la biografía oficial. Ese tipo soy yo, y aunque aquí lo que pretendo es publicar contenidos interesantes, hoy toca post autobiográfico. Dicho de otra forma: te voy a contar mi vida. O parte de ella. A cambio, y como recompensa o represalia, te invito a que en los comentarios me cuentes la tuya. Puede ser una bonita terapia de grupo.
Pero no te preocupes, que me voy a saltar las partes aburridas (gestación, nacimiento, biberones, primeros pasos, prórrogas del servicio militar, etc.) para ir directamente a la parte que importa: cómo y por qué me convertí en un entusiasta del arte y la ficción. En un artficcionado, vaya.

Empecemos, pues, por el principio.


La culpa es de los padres
Como casi todo.
El mío era lo peor. Desde muy pequeñito me sorbió el seso y ya nunca me recuperé. Se empeñaba en regalarme libros y  llevarme a museos, y me obligaba a peregrinar con él al cin…

¿Por qué perdemos tanto el tiempo con la ficción?

Imagen
Érase una vez una época en la que la afición por la ficción se ha convertido en adicción.
¿Triple rima estúpida? ¿Cacofonía? Probablemente. Pero el contenido de la frase sigue siendo cierto.

Piénsalo. Piensa en ti y en la gente que conoces, bien sea en el mundo real o en las redes sociales. Todos tenemos auténtica ansiedad por leer ese libro del que todo el mundo habla, ver esa serie con la que nos machacan nuestros compañeros de trabajo o jugar a ese juego al que el hijo de la vecina está enganchadísimo. Trabajas ocho horas diarias para ganar dinero y comprarte aparatos o contratar plataformas que te permitan acceder a esas ficciones imprescindibles sin las cuales no sólo te convertirías en un desharrapado social sin tema de conversación, sino también en alguien muy aburrido. Si no tienes Netflix, HBO, Amazon Prime Video y Movistar+ jamás serás una persona completa. Te faltarán partes. Y tu entorno más inmediato se dedicará a recordártelo a diario.



Pero evidentemente hay algo más detrás…

Origen de Dan Brown. ¿De verdad es tan mala?

Imagen
Érase una vez un tipo sencillo y campechano que se paseaba por los platós de televisión hablando de ciencia, religión y criptografía como si supiera y le importara. Tú sabes que no, y él también lo sabe. No engaña a nadie y engaña a todos. Huye de polémicas al tiempo que las provoca y no duda a la hora de alabar los usos y costumbres de los países a los que va de promoción, sin profundizar en nada pero con una verborrea tan afectada como vacía. Igual que sus libros, de los que ha vendido 200 millones en todo el mundo.
Seguro que lo conoces. Se llama Dan Brown y está arrasando con su nueva novela, un thriller ambientado en España titulado Origen que me hace dudar de si todo el pifostio que se ha montado en Cataluña no es una maniobra de marketing de la editorial. Porque el conflicto político y social se las trae, pero las argucias promocionales que envuelven cada nuevo lanzamiento de este hombre tampoco se quedan cortas.





Sin embargo, pese a los chorrocientos ejemplares vendidos, a Dan le…